Noticias de la Diócesis
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Este domingo 8 de diciembre fue una verdadera fiesta en la localidad de Concepción de la Sierra, donde junto a la reliquia del Corazón de San Roque González de Santa Cruz se celebraron los 400 años de la fundación de la localidad.

El obispo de la Diócesis de Posadas, Monseñor Juan Rubén Martínez,  presidió la misa de acción de gracias por este aniversario y por la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de María. Fue una ceremonia eucarística muy emocionante, marcada por la historia y la identidad de la localidad, en un maravilloso día de sol. Fue un momento propicio para agradecer el enorme gozo de tener presente el Corazón de San Roque González. También, pidió a María que nos enseñe a decir que Si al Señor.

Con la premisa de tener el corazón puesto en el corazón del otro, para entender su dolor y acompañarlo, el corazón de San Roque, quién sin lugar a dudas enseñó entre las primeras comunidades, ingresó a la Plaza Central del Pueblo recibido con palmas por la comunidad y en un clima de oración propicio para el momento. Cabe destacar que la reliquia fue trasladada desde la ciudad de Asunción, ingresó al país acompañado de Gendarmería Nacional, y en una caravana custodiada por la policía y también especialmente acompañado por el intendente de la localidad Carlos Pernigoti. Una vez en la localidad fue trasladado en procesión por las calles y fue llevado en todo momento por el obispo diocesano, acompañado de los seminaristas del Seminario Diocesano Santo Cura de Ars y sacerdotes de la Diócesis y de Paraguay. Al llegar al lugar donde iba a ser depositado y antes de colocarlo ahí, el Obispo levantó el corazón para mostrárselo al pueblo.

Durante su homilía, en un maravilloso clima de fiesta, Monseñor Juan Rubén  Martínez, agradeció el enorme gozo que significó para la comunidad y para toda la Iglesia contar con la presencia del Corazón de San Roque, “porque su corazón nos invita a evangelizar de la misma manera que él, poniendo enteramente el corazón”. El obispo recordó que cada cristiano está llamado a evangelizar y dar una respuesta de manera concreta, porque el Evangelio se debe vivir, no solamente predicar y eso nos enseñó San Roque, que amó tanto lo hacía  que incluso dio su propia vida por ello. “Tenemos que aprender a evangelizar como lo hizo María, poniendo el corazón pero sobre todo siendo mansos y humildes, sabiendo que lo que hacemos lo hacemos porque Dios así lo quiso”, fueron algunas de sus palabras.

El obispo, también se refirió al sí de María, ese sí que permitió que podemos ser salvamos, un sí que nació de la sencillez y la humildad de reconocerse sierva de Dios. “Ese es el sí en respuesta a Dios es lo que hoy necesitamos como Iglesia. Necesitamos creer en ÉL, en ese Cristo vivo y tenerlo así en nuestro corazón y esto no son sólo palabras, tiene que ser algo concreto, porque Jesucristo para los cristianos es la clave y sin ÉL nos estamos conduciendo al desastre. Muchos nos decimos cristianos, pero nuestras opciones, criterios y estilos de vida no tienen nada que ver con el sí que tenemos que darle a Él, que es el camino, la verdad y la vida. María fue feliz porque ella encontró su vocación con el Señor, su vocación primera fue ser la madre del Salvador, y así con esa respuesta y su obediencia libre, María fue feliz”.

Para finalizar la homilía, Monseñor pidió que aprendamos de la Virgen  María, porque ella es “la mujer del sí, aprendamos  a decir con sencillez, sí Hágase Señor. Ese sí que lo celebramos a diario en la Eucaristía pero que tiene que replicarse en nuestra familia, en nuestro trabajo, en nuestra misión, en nuestros criterios, nuestro tiempo necesita de ese sí, porque necesita tener esperanza. Pidamos a María, la mujer del adviento, la que espera que nosotros como ella podemos decirle que sí a Dios”, finalizó.

Luego al finalizar la misa, la municipalidad de Concepción realizó el descubrimiento de una placa conmemorativa en el medio de la plaza central y se realizó un pequeño acto conmemorativo. Mientras que la reliquia incorrupta del corazón de San Roque González permaneció expuesta durante todo el día para ser venerado por todo el pueblo y la comunidad que fue llegando desde diferentes partes de la provincia.

Fuente: Pastoral de Comunicación

0
0
0
s2smodern